Planes_sin_gluten_Canseco

Planes sin gluten en Canseco

Hoy quiero recordar el finde que nos fuimos de Blogtrip organizado por Trotamundo.es en colaboración con «Siente Occidente«, a Canseco (León), algunos y algunas compis de Asturias Travel Bloggers y yo.

CANSECO
Foto realizada por Tato

Canseco pertenece al municipio de Cármenes, en León. Está limitado al norte por el Pico Huevo, el Valle de Murias, y La Collaona, que da paso a tierras asturianas de Rioaller.

Una torre de origen medieval te recibirá a la entrada del pueblo, por desgracia, este torreón está en bastante mal estado. En parte porque algunas de sus piedras fueron utilizadas en la construcción de las casas, también por el paso del  tiempo y por la Guerra Civil. 

Torre_Canseco

Podrás leer en diversos paneles explicativos los atractivos del entorno. Uno de ellos, es la bolera (de bolo leonés), una de las mejor conservadas de león, recibe el nombre de Malecón y data del año 1918

Se llama El Malecón, porque es una obra que sufragaron los indianos que se fueron a Cuba.  Probablemente se pueda considerar como la capital internacional del bolo leonés. Y, es que, el enclave en el que se encuentra, al lado del río y rodeada por una arboleda que protege del sol, es maravilloso.

Bolera_y_casino_Canseco

El año pasado, esta bolera cumplió nada menos que 100 años. El concurso de San Roque que se celebra cada año, es una seña de identidad del pueblo. A ella acuden jugadores de toda la provincia y siempre se ofrecen los mejores premios.

En la imagen, situado a escasos metros de la bolera, te llamará la atención otro de los edificios sufragado por los indianos, el Casino. Fue la antigua Casa del Concejo.

No rechazar planes por ser celíaca o celíaco

Puede que si te acaban de diagnosticar, o tu entorno más cercano (familia y amigos) no se adapte a tu nueva situación, rechaces hacer planes por miedo a contaminarte. Muchas veces, por no tener que dar explicaciones, para que no te llamasen escrupulosa (me pasó en una ocasión) o evitar que se rían, rechazas hacer planes, perjudicando así tu vida social.

Con el tiempo aprenderás que esta enfermedad no te puede vencer, tienes que aprender a vivir con ella y si tienes que explicar que no te pasen el pan por encima del plato, trescientas veces, pues se explica, porque al final, se trata de no perjudicar tu salud.

Por suerte, mi entorno más cercano comprende lo que pasa, si salimos a comer o a tomar algo nos vamos adaptando. Por eso, no podía rechazar la aventura de ir de fin de semana, aunque entre nosotros nos conocemos de hace relativamente poco.

De antemano, iba preparada con mi «kit celíaco»: bizcocho para desayunar, empanada para el viaje, frutos secos… 🙂

empanada canseco

Organización de la comida para tenerlo todo controlado y no despistarse

Nuestro anfitrión, Dani había decidido ir un día antes que el resto del grupo, así que decidí que acompañarle a hacer la compra de comida juntos, para revisar bien las etiquetas y composiciones de todos los productos y poder comer tranquila y sin agobios durante el fin de semana. 

La mesa es el centro de las relaciones, simboliza la organización, la familia las alegrías y decepciones, acontecimientos sociales o familiares. Comer es algo más que sentarse a la mesa, hay que disfrutarlo. 

Igual que hay que fijarse a la hora de la compra, también tenemos que hacer cambios en la manera de preparar y consumir alimentos, dentro y fuera del hogar. Una de las cosas que tenía clara, es que debería de lavar los utensilios (potas, sartenes y cubiertos) antes de cada elaboración. Utilizar papel de cocina, en lugar de un trapo y limpiar bien la mesa. Además de tener mis cosas bien lejos del pan y protegidas. 

Te recomiendo que visites este post de Celicidad «Convertir tu cocina en zona libre«, para aprender estos y más trucos.

Desayuno en Canseco

Disfrutamos de un fin de semana desconectados de la tecnología, pero conectados con la naturaleza.

Como buen anfitrión, Dani nos enseñó las maravillas de su pueblo. Canseco es un pueblo con tan sólo 12 habitantes, en el que apenas hay cobertura y que sufre unas condiciones muy adversas en el invierno, ya que es muy complicado que lleguen hasta allí las máquinas quitanieves.

Viernes 25 de Octubre

Después de llegar a Canseco, comer y saludar a la gente del pueblo, decidimos ponernos manos a la obra y encender la cocina de carbón, que llevaba unos cuantos años sin encender y nuestro trabajo nos costó que arrancase, pero mereció la pena.

Ese día, íbamos a cenar «Pollo a la manzana«, pero al final viramos la versión a «Pollo al kiwi«, no tengo foto, porque salió tan rico que no duró nada 😉 No veas que rico estaba, hecho con la cocina de carbón.

Sábado 26 de Octubre

La chapa de la cocina de carbón fue mi tostador por la mañana, envolví las rebanadas de pan en papel albal y al calor…sin riesgo ninguno y perfectas para comer.

Esperamos a que llegase el resto del grupo para hacer una ruta por Canseco y para comer, preparamos un riquísimo risotto, antes de volver a salir de ruta por la tarde, antes de que volviese a anochecer (sobre las 8 ya oscurecía).

Por la mañana... Ruta por los Pontones, hacia el Valle de Murias y la Collaona

Salimos de la casina, en dirección a la Calle de Arriba, junto a la «fábrica de la luz», desde la que accedimos a una pista de tierra (barro y agua..¡Agua Carmen!) por el camino de Los Pontones, siguiendo el curso del río a su derecha. 

Por este camino, con unas vistas increíbles entre montañas, llegamos al «Pozo de la Fervenciona» (pozo ferviente o que hierve).

Laura
Foto Noe Brunis. Fervenciona.

Desde allí continuamos el camino hacia la antigua cantera, el tramo con mayor dificultad debido a su pendiente.

Volvimos sobre nuestros paso para ir hacia la Fuente de los Eros, donde pudimos observar la enorme cascada que recibe el mismo nombre. ¡Impresionante! Un gustazo recibir las gotas de la cascada, por el calor que hacía en ese momento.

Cascada_Eros_Canseco
Por la tarde... Ruta hacia la Collada de Redilluera y Casa'l Cojo.

Esta vez salimos en dirección al barrio de Palombera, para visitar la iglesia de San Pedro Apóstol. En el camino vimos la fuente del barrio, restaurada en los años 90 por el padrino de Dani, Antonio Fernández y Olegario Castañón.

Seguimos el camino por la pista que discurre por el margen derecho del río Palombera, dejando a un lado del valle del Fayarón, pasando por las fuentes de Los Picos y las Horas.

Durante el camino observamos los bosques de hayas de «El Carrizal» y «El Carrizalón». No hicimos la ruta entera que teníamos prevista y se nos echó encima la oscuridad, así que nos volvimos enseguida para casa a preparar la cena. Fuimos en la época perfecta, justo antes de que los árboles comenzasen a perder las hojas y llegasen las nieves.

Y para cenar, después de todo el día de ruta, preparamos una parrillada. (!) Aquí casi la liamos, porque íbamos a echar ajo picado (de un bote que había en casa, no habíamos comprado), y menos mal que me dio por mirar el bote ¡Podía contener trazas de gluten!. 

Al final cenamos todos bien y hasta nos arrancamos a cantar algunas canciones con Dani a la guitarra. ¡Qué bien lo pasamos!

Domingo 27 de Octubre

Tomamos la misma pista que en la tarde anterior, camino del Hayedo de «El Carrizal» e incluso, algunos valientes, entramos a ver la Cueva del Cocofrío.

Además de disfrutar de los colores del otoño, aprovechamos que estábamos en pleno bosque, para darnos un «baño de árboles»… 🙂

Variamos un poco la ruta inicial y, a la vuelta, fuimos a ver Entrepeñas, las Foces que forma el Río Palombera justo antes de unirse al Cansequillo, para formar el río Canseco.

Volvimos a casa para reponer fuerzas antes de emprender el regreso a casa. Comimos tortillas de patata, queso, chorizo… 🙂

Entrepeñas_Canseco

El domingo, antes de volver, hubo un sorteo gracias a la donación de la pelu de Dani y Juan, Cocconut Gijón, de un pack de belleza. La mano inocente fue Felipe, el perrin de Noe y Tato (Phototravel) 🙂 El premio se lo llevó Carmen (Viajes y Rutas)

Recomendaciones

  1. No hay cobertura. Hazte a la idea de que si vas a Canseco, es para disfrutar de la naturaleza, la compañía y la comida. Nosotr@s entre tanta ruta y visita a vecinos, no tuvimos tiempo de acordarnos de internet.
  2. Lleva ropa de abrigo. Tuvimos mucha suerte en este fin de semana, hizo sol y calor, durante el día, pero en el momento que oscurecía hacía bastante frío. Dani nos aconsejó que llevásemos bastante ropa de abrigo, porque incluso en verano las temperaturas son bastante frescas. Infórmate antes de ir.
  3. Lleva provisiones de comida y bebida. En su día hubo 3 bares en el pueblo, pero ahora no hay ninguno. Sí hay una fuente para recargar agua en el pueblo, al lado de la bolera. Si necesitas algo, tendrás que volver carretera atrás hasta el Pueblo de Cármenes, donde está el super más cercano.

En resumen... Fue un gran fin de semana.

Fue un gran fin de semana sin duda, en pocos momentos eché de menos tener internet para saber qué pasaba en el resto del mundo, pero estabamos disfrutando tanto de las rutas, la comida, la compañía, que no hacía falta nada más. Gracias a Dani, nuestro gran anfitrión y a mis compis, por adaptarse a mis necesidades. Volvimos todos y todas con ganas de repetir y compartir más días de convivencia juntos.

Te invito a que visites Canseco y disfrutes de su naturaleza.

Pd. Quería centrar el Blog en Asturias, pero de todos los viajes se aprenden cosas, así que he creado una nueva categoría para que estén diferenciados otros destinos. Éste y otros post, los verás en «Mis viajes«.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.