Italia sin gluten. Milán en 1 día.

Hacía mucho tiempo, una mujer soñaba con viajar a Italia. Tenía el sueño frustrado desde que no pudo ir de viaje de estudios con el instituto, y más desde que supo que era celíaca, pero gracias al esfuerzo de su hermana, ese día llegó.

¡Aquí te cuento como fue!

El pasado mes de Octubre, mi hermana y una servidora, nos fuimos a dar un paseo por Milán, Venezia, Florencia, Nápoles (Pompeya) y Roma, durante 8 días. Pero no ha sido hasta hoy que me he decidido a contar este viaje, después de haber echo alguna recomendación en Facebook, así que allá vamos. ¡Qué neeeerrvios!!

Para que no se haga muy larga la entrada, te hablaré de los sitios recomendados y todo lo que visitamos durante nuestro viaje, e iré dividiendo por ciudades.

Milán

Comenzamos nuestro viaje en Milán. 

Salimos de Santander un martes por la tarde, y llegamos allí prácticamente de noche. Nos fuimos directas al hostal a descansar (yo me había levantado a las 6 para ir a clase, y con los nervios apenas había dormido!)

Cuando llegamos, intentamos ir a comprar algo al McDonal’s pero, después de descubrir que nos cobraban 3.65€ por una hamburguesa sencilla de sólo queso, y que ya no tenían pan sin gluten, nos fuimos al hostal sin nada.

Por la mañana, visita al Duomo.

Nos levantamos temprano al día siguiente, con muchas ganas de ver el Duomo y cargadas con las mochilas, porque ese mismo día, por la noche, nos movíamos a Venecia.

Después de que los guardias de seguridad nos preguntasen cuántos días íbamos a pasar en Italia, por llevar semejante cargamento, subir a las alturas, visitar su interior, y ver los restos arqueológicos, fuimos a visitar las galerías, y, entonces, nos entró el hambre… 

Así que consulté los sitios que llevaba anotados de casa. Y, también, revisé la APP AiC (Asociación Italiana de Celiaquía), que te recomiendo que te descargues si vas a viajar porque es realmente útil. 

Nuestro primer destino, fue GluFree Bakery. Se rieron al ver nuestras caras, pero es que con tantas cosas ricas para comer, como para no volverse loca. Sí, un poco sí nos volvimos, porque pedimos de todo, ya ves…

Después de semejante comilona, seguimos de turismo por Milán.

Fuimos a visitar el “Castelo Sforzesco“, tiene un montón de pequeños museos, pero estábamos tan cansadas de caminar, que simplemente nos sentamos a disfrutar del sitio.

Además, aprovechamos para rellenar nuestras botellas de agua. Si puedes, llévate una, porque no tendrás problema para recargarla.

Espera, antes de seguir, me gustaría que te parases a respirar un rato. Como nosotras, que de camino al “Arco della Pace“, decidimos parar a reponer fuerzas abrazando árboles. ¡No me digas que no son increíbles los colores del otoño!

árbol milan

Por la tarde, aperitivo.

Ya enseguida nos daban las 7, que suele ser la hora del “aperitivo” allí, y nos fuimos en busca de un lugar, encontramos este, que…                    ¡¡ME EN-CAN-TÓ!!! 

Nos decidimos a probar una lasaña. Nos vino bien para reponer fuerzas y prepararnos para el siguiente destino…

No me podía ir de Milán sin probar un helado de sus famosas heladerías “Grom”. Y corriendo que nos fuimos para llegar justo a tiempo al tren camino a Venecia.

Llegamos al tren derrotadas y nos esperaban unas cuantas horas de viaje. Creo que fue ahí cuando empecé a darme cuenta de que mi sueño, después de mucho tiempo, se estaba haciendo realidad. 

En un par de días te cuento todo lo que vimos y descubrimos en Venecia.

 ¡Nos vemos!

Italia sin gluten
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.